FUEGO INTERIOR

Prometeo miró al ser humano y lo sintió vacío y frío.

Conmovido robó el fuego a los dioses para calentarles la sangre.

Anuncios